Archivo de la categoría: de niñ@

Si me permites te doy un consejo …o es una orden.

Cuando eres pequeño siempre te dicen qué hacer los adultos, llegando a la adolescencia además los amigos, pero ¿cuando eres adulto? Pues igual, pero en forma de consejos. Y si eres madre … los profes de los niños, las demás madres, los abuelos, y si te descuidas quien pasa por tu lado y no sabe de qué va la vaina.

Siempre son consejos bien intencionados, ¿seguro? ¿O es una forma de lavar la conciencia? ¿O de controlar al personal? A un niño pequeño se le puede decir que si ve una situación problemática que se aparte y huya de ella. ¿Eso es afrontar el problema, postergarlo o enquistarlo? Si le dices que se aleje de un compañero que su comportamiento es inadecuado, no haces que se discriminen y creas en los niños la conciencia de que puedes apartar de un entorno a quienes molestan. No permitimos que los niños de los demás cambien y evolucionen. ¿Vuestros hijos no lo hacen? ¿Y los de los demás qué? Los de los demás están sentenciados de por vida.

Luego los adolescentes. Se les dice que como no tienen experiencia y no saben lo que es la vida tienen que cumplir una serie de normas. Se suele decir tú haces lo que yo te diga hasta que seas mayor de edad o mientras vivas en mi casa, porque soy tu padre, madre o X. Los amigos presionan para hacer lo que mola en ese momento. Y si no lo hacen no molas y te apartan del grupo. ¿No será mejor enseñarles a distinguir las cosas y pensar por si mismos? Pero eso tiene una factura muy importante, si piensan no se les controla fácilmente, y acaban saliéndote por peteneras y no pensando ni como los amigos te dicen como pensar, ni como los padres te ordenan que pienses, ni como los profesores te enseñan que pienses. HOLA, los adolescentes tienen ideas propias, sueños propios y comportamientos propios.

Cuando trabajas te enseñan en el trabajo y te aleccionan a no levantar mucho la voz por si te echan o te hacen el vacio. Y ojo con ideas propias si son mejores que las del jef@ de turno, que se puede molestar o en el mejor de los casos apropiárselas y luego si era tuya ya no me acuerdo. Haz tu trabajo, no destaques que de los mediocres es el futuro. A mi entender ese es el lema en muchas empresas en España.

Si eres madre no solo te dicen cómo debes de darles de comer, de trabajar con el niño, te dicen que le debes tratar, o le sobreestímulas, o su comportamiento es que tiene un problema psiquiátrico, o que si lo que le pasa al niño es culpa tuya porque eres una histérica (ya salió la palabrita) una mala madre. Vamos a ver, yo nunca he dicho que mis hijos son santos ni son los mejores y nunca lo diré. Te dicen llévale a X sitio, hace X pruebas, llévale a X servicio, dale X medicación, pero te lo dicen desde la barrera y sin intentar conocerle a él. Y si no te dicen no tiene límites o el niño te controla. ¿Algunos de estos escupe consejos se les ha ocurrido mirarse en un espejo y aplicarse los consejos?

Cuando nació uno de mis hijos, la preocupación de la familia era si comían, engordaba, crecía, etc. Llegaron a decirme que comprase una báscula para bebes y le pesase antes y después de darle el pecho para saber cuánto comía. Perdona una cosa es preocupación de si el niño engorda o no y otra es obsesión. Te dicen cómo debes darles de comer, “no le des eso que se atragantan”, “pero cómo se te ocurre darle lentejas con piel que es muy indigesto”, “dale la leche desnatada que la entera es indigesta”, “no le des nada entre horas que si no no te va a comer en la comida”, “comer por haber comido, no pasa nada”, etc. Córtale las uñas con tijeras detrás de la puerta haciendo el pinopuente para que el niño no xxxxx. Cuanta superchería hay con los niñ@s pequeñ@s.

Con cualquier elección de la vida es muy divertido, nunca vas a acertar, pero solo te dicen “si ya sabía yo que… ”. Coño, si tienes la bola de cristal donde lo has visto dímelo así: “He visto en mi bola de cristal, que va a pasar esto o aquello”.

Reivindico mi derecho a equivocarme, a educar a mis hijos como yo quiero y pero sobre todo mi derecho a mandar a la mierda a quien cree que por el hecho de dar un consejo tienes que seguirlo.