Archivo de la categoría: Vivencias

No es personal

Qué manía convertir todo en ataques personales. Cuando estás en un grupo de gente siempre hay discrepancias, y si se gestionan bien pueden ayudar al grupo a crecer. Pero si se topan con que se toman como algo personal, acaban debilitándolo y al final rompiendo el grupo. Más vale abrir un debate y decirse todo de una vez y comenzar de nuevo.

Ya he vivido varias veces las confrontaciones por no tener los mismos puntos de vista sobre una cosa, pero eso es normal, no somos clones. Puedes llamarte perro judío en una reunión, y después tomarte una cerveza y reírte. Eso es a lo que hay que tender.

Pero hay veces que perdemos de vista lo que nos une y marcamos mas lo que nos distingue, y si eso ya nos lo tomamos como ataques personales apaga y vámonos. No seas cazurro. Tampoco me vale el estás conmigo o estas contra mí. En ese momento dejas de tener razón. De verdad que poco dados somos en este país a diferenciar entre politiqueo y lo personal. Somos más temperamentales y buscamos la polémica. Pero lo que de verdad nos gusta es el viboreo, mea culpa, en eso muchas veces caigo.

En los grupos en los que he formado parte, todos se han roto cuando alguna de las partes se cree en posesión de la verdad absoluta y se olvidan que el colectivo por y para el que se trabaja es lo importante. La persona es lo primero. Ya sea en la escuela, en el barrio, en la familia, en todos los ámbitos en el que nos movemos y desarrollamos, y desviamos la mirada de lo que nos une, acabamos fracasando.

Trabajemos con otro planteamiento. Yo no puedo estar a gusto en un grupo si todos los miembros no están bien en el. No quiere decir que no haya discrepancias, en absoluto. Quiere decir que si yo hago me preocupo de las dificultades que tenga en que tengo a mi lado, si bienestar hará que también se mejore el mío. ¿Suena extraño? Puede. Estamos en una sociedad tan individualista que el que tenemos cerca este bien ni lo sabemos ni nos importa. Pero no nos gusta la sociedad que tenemos y cada uno lucha a su bola.
Concluyendo:
YO ESTOY BIEN, SI TU ESTAS BIEN.

Esperanzas en los cambios.

Cada vez que hay un cambio en nuestra vida tenemos miedos. Si es un cambio porque has dicho hasta aquí hemos llegado, da esperanzas. Y cuando afecta a un hijo eso se eleva a la enésima pontencia. En el último año tengo la sensación de que la vida me ha llevado por delante y que ha arremetido contra todos los que tengo a mi alrededor. Como cuando en el mar te ves libre de una ola y te avasalla la siguiente sin apenas dejarte respirar. Si fuera la bruja Lola tendría la casa llena de velas negras contra gente que ha puesto palos en ruedas.
Resulta que hay gente a la que le mola que estes mal para recrearse en tus miserias y soltarte que todo lo que te pasa es por tu culpa. Mas parece un “te lo mereces”. Me echan, culpa mia. Me dan con el coche, culpa mia. Vamos que si fuese por esa gente, tendría la culpa de la muerte de Manolete, que aunque no había nacido, la culpa la tengo yo.
Luego están las que se creen en posesión de la verdad. Por supuesto te miran por encima del hombro, suelen ser muy correctos hasta que saltan y sacan el energúmeno que llevan dentro. Esos son los que en la Edad Media te acusarían de montar aquelarres y tacharte de bruja. Uy, eso me ha pasado este año, menos mal que no estamos en esa época, sino estaría un poco chamuscada.
Y no digamos de los benditos profesionales, profesionales de no hacer su trabajo, de mirar a otra parte y de escurrir el bulto. Profesionales que cuando la cosa se le descontrola (como ha mirado a otro lado, no lo has controlado a tiempo), el fallo siempre esta en el resto y no hacen autocritica.
El superjefe colega, que en cuanto puede te la clava por la espalda. Mejor que caigas tu a que no sea el.
Tambien estan los de los defectos, los tuyos, que ellos nunca han tenido, ni tienen, ni tendrán. Los tuyos son practicamente su tema de conversacion. “Estas gorda”, “Que dejada eres”, etc, etc, etc. Esos  suelen aliarse para hacerlo de 2 en 2. Si el despellejo es mas entretenido.
Los que te sueltan una puya en la linea de flotacion y se hacen los benditos, “pio, pio, que yo no he sido”. Estos lo suelen rematar con indiferencia selectiva. “Cuando crees que me ves, cruzo la pared. Hago chas”, y te dejan con la palabra en la boca.
Hay muchos, pero hoy voy a mencionar los cotillas. Esos que no sabes como (bueno si, el facebook ajeno), para enterarse de cosas de tu vida, criticarla y ademas, buscar a alguien para que te lo cuente, y si puede ser criticando, mejor.

Bueno pues a todos ellos les quiero decir que ya es hora de que esta bruja culpable, que se autocritica sin apuñalar, ni cotillear la vida de los demas, con lo que no tiene que esconder la mano se ha hartado y os manda a donde la espalda pierde su casto nombre.
Este es mi momento, quiero hacer cosas diferentes, mi vida cambia, cambiará y seguirá cambiando. Muchas veces pasan cosas que no planeas, sorpresas inesperadas, buenas y malas, que te cambian la vida. Con esos cambios ya son suficientes como para poner mas trabas en el camino. Vive y deja vivir. Y si tu no tienes vida o no te gusta, búscatela, que la mia es mia y de nadie mas.

Si me permites te doy un consejo …o es una orden.

Cuando eres pequeño siempre te dicen qué hacer los adultos, llegando a la adolescencia además los amigos, pero ¿cuando eres adulto? Pues igual, pero en forma de consejos. Y si eres madre … los profes de los niños, las demás madres, los abuelos, y si te descuidas quien pasa por tu lado y no sabe de qué va la vaina.

Siempre son consejos bien intencionados, ¿seguro? ¿O es una forma de lavar la conciencia? ¿O de controlar al personal? A un niño pequeño se le puede decir que si ve una situación problemática que se aparte y huya de ella. ¿Eso es afrontar el problema, postergarlo o enquistarlo? Si le dices que se aleje de un compañero que su comportamiento es inadecuado, no haces que se discriminen y creas en los niños la conciencia de que puedes apartar de un entorno a quienes molestan. No permitimos que los niños de los demás cambien y evolucionen. ¿Vuestros hijos no lo hacen? ¿Y los de los demás qué? Los de los demás están sentenciados de por vida.

Luego los adolescentes. Se les dice que como no tienen experiencia y no saben lo que es la vida tienen que cumplir una serie de normas. Se suele decir tú haces lo que yo te diga hasta que seas mayor de edad o mientras vivas en mi casa, porque soy tu padre, madre o X. Los amigos presionan para hacer lo que mola en ese momento. Y si no lo hacen no molas y te apartan del grupo. ¿No será mejor enseñarles a distinguir las cosas y pensar por si mismos? Pero eso tiene una factura muy importante, si piensan no se les controla fácilmente, y acaban saliéndote por peteneras y no pensando ni como los amigos te dicen como pensar, ni como los padres te ordenan que pienses, ni como los profesores te enseñan que pienses. HOLA, los adolescentes tienen ideas propias, sueños propios y comportamientos propios.

Cuando trabajas te enseñan en el trabajo y te aleccionan a no levantar mucho la voz por si te echan o te hacen el vacio. Y ojo con ideas propias si son mejores que las del jef@ de turno, que se puede molestar o en el mejor de los casos apropiárselas y luego si era tuya ya no me acuerdo. Haz tu trabajo, no destaques que de los mediocres es el futuro. A mi entender ese es el lema en muchas empresas en España.

Si eres madre no solo te dicen cómo debes de darles de comer, de trabajar con el niño, te dicen que le debes tratar, o le sobreestímulas, o su comportamiento es que tiene un problema psiquiátrico, o que si lo que le pasa al niño es culpa tuya porque eres una histérica (ya salió la palabrita) una mala madre. Vamos a ver, yo nunca he dicho que mis hijos son santos ni son los mejores y nunca lo diré. Te dicen llévale a X sitio, hace X pruebas, llévale a X servicio, dale X medicación, pero te lo dicen desde la barrera y sin intentar conocerle a él. Y si no te dicen no tiene límites o el niño te controla. ¿Algunos de estos escupe consejos se les ha ocurrido mirarse en un espejo y aplicarse los consejos?

Cuando nació uno de mis hijos, la preocupación de la familia era si comían, engordaba, crecía, etc. Llegaron a decirme que comprase una báscula para bebes y le pesase antes y después de darle el pecho para saber cuánto comía. Perdona una cosa es preocupación de si el niño engorda o no y otra es obsesión. Te dicen cómo debes darles de comer, “no le des eso que se atragantan”, “pero cómo se te ocurre darle lentejas con piel que es muy indigesto”, “dale la leche desnatada que la entera es indigesta”, “no le des nada entre horas que si no no te va a comer en la comida”, “comer por haber comido, no pasa nada”, etc. Córtale las uñas con tijeras detrás de la puerta haciendo el pinopuente para que el niño no xxxxx. Cuanta superchería hay con los niñ@s pequeñ@s.

Con cualquier elección de la vida es muy divertido, nunca vas a acertar, pero solo te dicen “si ya sabía yo que… ”. Coño, si tienes la bola de cristal donde lo has visto dímelo así: “He visto en mi bola de cristal, que va a pasar esto o aquello”.

Reivindico mi derecho a equivocarme, a educar a mis hijos como yo quiero y pero sobre todo mi derecho a mandar a la mierda a quien cree que por el hecho de dar un consejo tienes que seguirlo.

 

Si eres mujer contesta …

Con esa frase se despidieron en una carta unas supuestas “amigas” del pueblo donde solia veranear. Y recordando aquello me he dado cuenta del machismo soterrado o no con el que me he encontrado a lo largo de la vida. Desde el tio que te levanta la mano para pegarte, hasta la señora de turno que quiere enseñar a como retener a un hombre, pero ese machismo silencioso que nos meten en la cabeca es el que realmente no hace daño. Ese machismo por el que acabamos autoflagelandonos si no conseguimos tener la casa como los chorros del oro, o el que nos impide tener una sexualidad plena sin tabús.

Ahora analizando lo que he vivido, me doy cuenta de la cantidad de veces que me he cruzado con machistas, de da igual hombre o mujer, que piensa que el hombre debe ser o es mejor que la mujer. Cuando mi padre se quedo viudo, yo era muy pequeña y mi cuidado recayó sobre mis hermanas, ¿por qué no tambien sobre los chicos tambien? A las chicas nos hacia llegar antes a casa, y eso que en mi caso mis hermanas mayores me abrieron bastante camino, que a mis hermanos. Son cosas que sabes que no son justas pero que asumes por los grandisimos saltos generacionales que hay entre mi padre, mis herman@s y yo.

Ese mismo machismo sutil se filtra en el colegio y las relaciones con los compañeros de clase. Gimnasia la haciamos sepasados chicos de chicas y mientras los chicos hacian gimnasia (en el campo de futbol cercano,  acabando con un partidito y chupando 2 horas), las chicas cosiamos, que ni siquiera era algo util, solo bordábamos panamá. Pero cuando era al revés y las chicas teníamos gimnasia (1 horita y en el gimnasio cutre del cole), los chicos daban una clase extra de matemáticas. Una de dos, o las chicas íbamos muy sobradas en mates y los chicos un poco mas duros de mollera, o a los chicos se les reforzaba una asignatura tan importante que durante toda nuestra vida estamos usando frente a las chicas, que tampoco son tan importantes los trabajos que desarrollen como para tener un refuerzo semejante.

Luego llegamos al instituto y la adolescencia, y el “en casa a las 9”, y si me quejaba, media hora menos. En el instituto los regalitos de la charla de educacion sexual eran muy igualitarios, las chicas tampones y a los chicos preservativos. ¿Que pasa que una chica no puede recibir preservativos en estas charlas? Yo creo que de ahí surge el mito de que con un tampon puesto no te puedes quedar embarazada. Por cierto una queja que debo de dar sobre aquellas charlas que creo que siguen igual, se habla mucho que cómo se debe o no meter, pero no de saber cuando estas preparado emocionalmente para hacerlo.

Ahora vienen los novietes y las hormonas andantes. Estan los que se cabrean porque X y luego tienes que soportar su vacío un buen rato, cuando te artas y te largas, mas chine. Al final por no tenerla le pides perdón. Pero vamos a ver, un mal entendido puede ser, pero que tenga yo que pedir perdón para que no se cabree mas si el error al presuponer fue de los dos. Es muy sutil.

Luego pasamos a las palabras mayores. Hubo un lige que ya tenia planeado mi futuro sin contar conmigo. Su familia tenía una tienda y decidió que yo no estudiase mas, “que total iba a acabar de dependienta en su tienda”. Inocente de mi, no le mande ha hacer muchas y buenas en el momento. Otro dia, se metió conmigo, no recuerdo ni cómo, pero digamos que alargué mucho su paseo y se cabreó de tal manera que me levanto la mano para pegarme. No se de donde saque valor, pero me encararme y decirle que si me iba a pegar que lo hiciese ya. No tuvo valor. A los pocos días, camino a buscarle, se  me pasó por la cabeza como sería mi futuro con semejante especimen. Por mi, puede seguir aun esperando. Dias despues de mandarle a hacer gargaras recibí llamadas amenazantes.  Segun estudios, a lo largo de la vida toda mujer sufre violencia machista. Este tío cubrió mi cuota en 2 meses que salí con el.
Pero no todo se queda aquí, en el trabajo me han dicho que comercio con los niños por pedir trabajar más fines de semana. O premiar a los hombres por cualquier cosa y las mujeres tienen que ganarselo. Al final no puedes competir, y pasas del buscar un mínimo de reconocimiento. Te desmotivas.
En la faceta de madre se me ha tachado de histérica, por decir que a mi hijo le pasaba algo. Eso a un hombre lo llaman prevencion. ¿Cuantas críticas harán a espaldas sobre el estereotipo de madre que yo no cumplo? Pero mi reflexión va por otro camino, ¿hay alguien que cumpla todos los estereotipos? Y si lo hay, ¿es ella misma o es ella a través de los demás? Muchas veces las más machistas somos nosotras mismas, nos condenamos a pensar que no podemos alcanzar lo mismo que un hombre, y no sólo por los techos de cristal de las empresas, si no porque muchas veces nos lo planteamos desde el punto de vista de intentar hacerlas tal y como creemos que debe de hacerlas un hombre. ¿No nos podemos plantear hacerlo partiendo de nuestros ovarios, desde lo más profundo y femenino en el sentido vital?
Creo esta es mi respuesta a aquella carta de adolescentes, soy mujer, pero no tal y como quieres tu que yo lo sea.

De bicho raro a mariposa cebra

Está claro que en mi entrada anterior dejé claro que soy un bicho raro. Pero es como el cuento del patito feo, el que se creía el animal más feo y desgraciado del mundo, descubre que es diferente a lo que él creía y se convierte en un animal maravilloso y único. Eso es lo que me está pasando. Mientras que en la infancia solo era un bicho raro, en la adolescencia, era la niña buena, pero nada brillante, ahora me doy cuenta que no quería destacar. Luego, después de unas muy malas experiencias, pase a la rebeldía, que algunos tomaron como si hubiese dejado de ser la chica responsable, pero necesitaba expresarme y darme a conocer, a los que me habían encasillado.

En la facultad descubrí mi fascinación por aprender, investigar y abrir la mente. Pero lo tuve que dejar, ya que no obtuve los apoyos de quienes en ese momento más lo necesitaba, y se me cerró la puerta. Siento que me equivoqué al dejarlo, pero el decir que no valía, y que el pagar la carrera que no aprovechaba no me compensaba. Además tuve una depresión que no identifiqué ni yo ni nadie.

Pero cuando se cierra una puerta se abre una ventana. Comencé a trabajar, no era el trabajo de mis sueños, pero era algo que se me daba bien. El jefe era un cretino, misógino, pero los compañeros había algunos muy buenos. De algo que yo pensaba temporal, paso a durar mucho tiempo, quizás demasiado. Me acomodé y no busqué algo mejor.

En lo personal encontré la estabilidad con alguien muy especial, seguro de sí mismo, que vio en mí esa mariposa cebra que soy, pero que me cuesta tanto mostrar. Llevo media vida, pero deseo que sea muchísimo más. El apostó por mi siempre, y lo sigue haciendo. Con el tengo a mi cebra y a mi cebrita. Les llamo así por que son mis bichos raros, y después de la odisea que pasamos con mi cebra, cayó en mis manos un libro en donde a las personas con Alta Capacidad Intelectual ella las denomina cebras. Pero yo nunca dejaré de ser una “flor de la mariposa”, como decía mi madre, pero soy cebra. Ahora comprendo que soy distinta, soy Rosa, soy mariposa y soy cebra. Soy una mariposa cebra.

Soy un bicho raro, y a mucha honra

Nunca he sido con el resto. Ya sé que todo somos distintos, pero ni de pequeña era una niña normal. Si jugaba con muñecas, pero odiaba las muñecas delgaduchas con novio y coche incorporado. Tenía muy claro que quería ser de mayor, veterinaria. Mi familia no era tradicional, mi padre viudo con 6 hijos que no se volvió a casar ni a arrejuntar, tenía muchos hermanos muy mayores. He de reconocerlo, era un bicho raro.
Mi experiencia en preescolar no fue buena. Insultos y empujones era el pan nuestro de cada día. Se me escapaba el pis, por vergüenza a salir delante de los compañeros. Si hubiese podido me hubiese mimetizado con las sillas y hubiese sido feliz. Eso sí, después del cole era otra cosa, llegaba a casa y me estaba con mi padre, cantábamos, disparábamos huesos de cereza desde la ventana, me preparaba meriendas muy ricas, mantequilla con azúcar, chocolate con pan, etc. Yo deseaba que llegara San Isidro, él y yo solos nos íbamos a la feria a montar en las cosas, pero sobre todo a la noria. Esa tarde solo éramos el y yo.
Luego llego EGB, la primaria actual, pero con otro nombre. Los bichos raros de la clase nos juntamos, ella de madre soltera y yo huérfana de madre. Solo me sentía encajar con ella, nos apoyábamos. En cuanto a estudios, bueno, en 2º la profe quería que repitiese, en 3º otra le dijo a mis hermanas que yo no era tonta, y que no estudiaba porqué con lo que oía en clase ya aprobaba, ¿así que para que más? Mi percepción de mi misma era que no me gustaba lo mismo que al resto de mis compis. De música, lo que gustaba a las que molaban era “Los Hombre G”, a mi “El ultimo de la fila” o Enya. De actores, al resto le gustaba Tom Cruise, Rob Love o Kirk Cameron, a mi Patrick Swayze. Era un bicho raro, lo sé. Como seria el concepto que tenia de mi misma que en 8º dividieron la clase en 2, los listos, el A, y el resto, el B. Me pusieron en el A y pensé que fue para rellenar. Odiaba lengua, no me leía los libros que mandaban ni a tiros. Eso que me obligasen no iba conmigo, y cuando saque un 8 ó un 9 en un examen de lengua, pedí revisión porque el profesor seguro que se ha equivocado y tengo un 5. Cuando me ve en la revisión se sorprende que la pida y yo honesta le contesto, que mi nota no puede ser, que es DEMASIADO ALTA PARA MI. Su respuesta fue: “He revisado el examen 3 veces y esa es tu nota. Yo tampoco pensaba que hubieses sacado una nota tan buena.” Otros se hubiesen callado, pero soy un bicho raro.
Por ahora solo he llegado a la pollolescencia, falta la pavolescencia, mi rebeldía y por último la madurez.