Archivo de la categoría: Sin categoría

La valentía de pedir perdón


Es extraño que después de mucho tiempo, recibas noticias de alguien para pedirte perdón por algo ocurrido hace años. Sobre todo cuando son las redes sociales las que hacen que se crucen de forma tangencial los caminos.
Hay que ser muy valiente para saber que te equivocaste y reconocerlo, pero mas aun pedir perdón por el daño que provocaste. Pocas personas son capaces de hacerlo, lo normal es pensar que eran cosas de niños/adolescentes y no volver a pensarlo. Eso no te implica, no te compromete, no te va a afectar a tu vida actual.
Sin embargo, en el fondo todo te afecta. Todas las vivencias pasadas, buenas o malas, fáciles o duras, componen la persona que somos ahora. A veces esas situaciones te moldean, y otras te compones.
La nobleza de las personas muchas veces se mide en esas cosas. Tener esa capacidad de crecer, evolucionar y de ser mejores debe ser la meta de todas las personas. Avanzar y ser mejores, muchas veces se dice sobre cuestiones laborales, pero en el terreno personal es el mas importante. Puedes ser la persona mas importante del mundo, pero ser pobre persona. Y otras qué sin tener nada material, son la mejor persona.
Otra persona del pasado también me reconoció una cosa. Me sorprendió porque lo fácil hubiese sido callarse, fue capad de expresarlo. Ser capad de confrontar el pasado hace que ese pasado se resignifique y cambie la perspectiva de él, e incluso nos reconciliemos con nuestras vivencias.
GRACIAS.

Instinto paternal


¿Que tienen de extraordinaria la crianza de los caballito de mar, sapo partero, monos titi, pingüino emperador, emú y chinche acuática gigante? Algo sencillo, que los machos tienen un importante papel en el cuidado de los huevos o las crías, a diferencia de la mayoría de las especies.

Los humanos somos seres evolucionados y racionales, y como tales formamos sociedades. En las sociedades occidentales se habla mucho sobre la igualdad, la familia, la conciliación familiar, etc. Pero en una inmensa mayoría de las veces todo eso recae en las mujeres. Si vas a la puerta de un colegio, a los parques, a las extraescolares, las mujeres somos mayoría. Pero poco a poco hay hombres que se abren hueco, por qué quieren formar parte de la vida de su prole. Unos porque la pareja ha optado por ello, y otros por ser familias monoparentales.

En mi vida me he cruzado con grandes “hipocampos humanos”, el principal fue mi padre. Fácil no lo tuvo, de tener compañera de vida que cuidaba a la prole y en un par de meses, todo recayó a sus espaldas, afrontando un duelo y luchando por nosotros. Tendría fallos, pero sus aciertos siempre los sobrepasaron con creces. Evoluciono en mentalidad, ya no era tan estricto conmigo, como lo fue con mis hermanos. Los nietos fueron su locura. Y las trastadas por las que a sus hijos castigaba, a los nietos incentivaba, reía y consentía. Pero los abuelos están para eso.

Otro tremendo padrazo fue Antonio. Disfrutaba de nuestros embarazos, y digo nuestros, porque compartió, sufrió y disfrutó con ellos, venía a los médicos, a las pruebas, hablar a la barriga. Me envidiaba por poder estar embarazada. No se le caían los anillos por cambiarlos, bañarlos o llevarlos al médico. Las luchas con los colegios éramos los dos a una. Luego con los niños creciendo, siempre buscaba la manera de estar más tiempo con ellos, de jugar, de hacerles cosquillas, de darles las buenas noches, de cantarles. Es más, poco antes de fallecer, pidió reducción de jornada y sus jefas le premiaron acosándolo y humillándolo en el trabajo.

La diferencia entre mi padre y Antonio sobre la forma de afrontar la paternidad es que mi padre le cayó encima y la asumió, Y para Antonio era una elección central en la vida el ser padre y tratando de buscar el equilibro entre nosotros como padres.

Ahora viendo la forma en la que me ha tocado sobrellevar mi maternidad sola como familia monoparental, me fijo mas en este tema y tengo una sensibilidad distinta de sobre el tema, como era Antonio como padre y como mi padre cogió el toro por los cuernos y no buscó la salida fácil de dividirnos, meternos en un internado o buscar una nueva pareja que se encargase de nosotros.

Conozco a padres separados y pocos afrontan paternidad separada. A muchos la separación les proporciona una segunda soltería y solo ejercen de padres molones en visitas o fines de semana, desentendiéndose del día a día. Algunos ni siquiera eso y huyen de los hijos y la pareja, desentendiéndose por completo. Otros que aún con custodia compartida, se buscan una nueva pareja, para que se encargue de los churumbeles, y así modificar su vida lo menos posible.

Pocos son los valientes que, responsables, viven su paternidad equitativa e igualitaria, sin salidas fáciles, pero cada vez son más. Incluso me he cruzado con alguno que tiene la custodia completa.

En cualquier caso, ya sean monoparentales o en pareja quiero que los que con consecuentes con ser padres sean el ejemplo para mis hijos, porque ser padre o madre de verdad, supone renunciar mucho y si es compartido se lleva mucho mejor. A mi hijo para que si algún día es padre lo afronte con responsabilidad y la mi hija para que no se conforme con una pareja mediocre.

Reconstruyendo por metamorfosis

He leído mucho sobre el duelo, que es algo natural, que afecta tanto de forma física, mental como espiritual. Sobre las famosas etapas del duelo, negación, ira, negociación, depresión y aceptación. Que no hay que bloquear las emociones, ya que si no lo aplazas y surge en otro momento menos oportuno. Que después del año el duelo debe haberse superado y que ibas a estar igual que antes, etc. Pero por mi experiencia previa, había cosas que no cuadraban y no sabía por qué.

Así que cuando me mandaron información sobre un taller sobre duelo, pensé que no estaría mal ir. Pero no me atreví a decírselo a nadie, no vaya a ser que… No sabía que esperar, pero desde luego lo que no era salir con el duelo superado. Me bastaba con entender un poco más lo que no me cuadraba, la etapa de la ira, no siento que la haya pasado. Y sacar, si es posible, algo positivo de todo esto. He vivido de cerca un duelo no superado de una persona que hizo lo mejor que pudo, lo que tuvo a su alcance, y debía aprender de esa experiencia.

Bueno pues ir al taller ha sido una magnifica experiencia que recomiendo. Voy decir lo que he comprendido y me puedo aplicar.

Antonio sigue formando parte de mi vida y de las de mis hijos, solo que debo buscarle otra forma de que encaje. Es el padre de mis hijos, ha sido mi amigo, compañero y aliado más de media vida. Mi amor, mi cómplice. Sin él a mi lado no sería como soy ahora. Y todo eso he de recomponerlo, buscar otra perspectiva y continuar. Es como cuando estas montando un puzzle y te lo dan la vuelta y lo tienes que montar del revés. No es justo, pero es lo que hay.

Otra de las cosas es que del dolor se pueden sacar cosas positivas. Y que después de ese dolor tan fuerte, hay que cosas positivas esperándome. Que es justo que me sienta bien, que me ría, sin después pensar que lo traiciono.

Y la más importante es que toca reconstruir. Que las cosas no van a ser igual que antes, es imposible. Nada va a ser igual. Todo se destruyó, pero se puede construir de nuevo. Y quiero que esto sea una construcción mejor. Que lo que vaya surgiendo del inmenso dolor por el que he pasado, sea una versión mejor de mí. Encontrar mi nuevo yo, mi voz, mi cuerpo, mi ser.

En el taller explicaron que un huevo cuando se rompe, a pesar de que todas las partes del huevo están ahí, nunca van a poder ser huevo otra vez. Pero con un huevo roto, podemos hacer un bizcocho, una tortilla o rebozar unos filetes, creando cosas nuevas. Me gusta la idea, pero estamos en El reino de las mariposas cebra, y las mariposas tiene su transformación propia de oruga, a pupa y después a mariposa, en mi caso una mariposa cebra. Y es curioso, porque en algunos sitios la mariposa se asocia al alma y al renacer. Yo me quedo con la reconstrucción y el volver a encontrarme y alzar de nuevo el vuelo.
Lo que el gusano llama el fin del mundo
el resto del mundo llama mariposa.

Proceso de duelo

Después de vivir un tiempo con la inercia para no pensar demasiado, toca reflexionar. Reflexionar cosas como el duelo, compartir el dolor y la soledad.

Estoy en un proceso de duelo, que es un proceso natural cuando se produce un cambio radical en la vida. En mi caso tan radical como el fallecimiento de mi compañero durante 23 años, más de media vida. No solo era mi compañero, era mi mejor amigo a quien le contaba todo, desde mis aspiraciones hasta mis miserias. Crecimos como persona y como pareja juntos. Conocía aspectos de mí que yo ignoraba. Por eso su partida ha sido tan dura.

Me hizo mucha gracia cuando fui un día al médico y me dijo que, si en un par de meses no me recuperaba de ánimo, era una depresión. No dijo para ver como llevas el duelo, no directamente al pasar un año justo y no recuperar el ánimo de forma inmediata, seria depresión. Es como cuando alguien me dice que me tengo que tomar una pastillita para no estar triste. No estoy triste constantemente. Tengo días tristes o momentos tristes. La tristeza no controla mi vida. La pastilla no me va a ayudar para eso. La pastilla la veo como una muleta que puedes necesitar en momentos o periodos, pero no siempre. Ni siquiera de forma preventiva, porque al final no sería capaz de vivir sin ellas. El duelo nadie lo puede pasar por mí, me pueden acompañar. Pero cuando me acuesto, lo hago en una cama fría, sola y en soledad. Y esa soledad va filtrándose en mi vida y no de manera sutil.

Es curioso las distintas maneras en que la gente ahora se relaciona conmigo con respecto a cómo lo hacía antes. A algunos les doy miedo y se alejan, supongo que no saben cómo hablar conmigo y parece que están en un campo de minas. Otros creen que no debo estar triste en ningún momento, y lo único que intentan es que este sonriendo y alegre en todo momento. Otros todo lo contrario y que estoy todo el rato llorando por los rincones. Muchos me preguntan cómo estoy y buscan una respuesta corta y fácil, pero esto es una montaña rusa. Mis emociones no son lineales ni simples, son un proceso del cual desconozco su recorrido, pero si se cómo quiero que finalice. Decidí desde el principio no ocultar mi reacción a las emociones que me surgiesen. Para mí eso son los sentimientos, la racionalización de las emociones. Por eso una cosa es la emoción y otra es la reacción en ese momento y esa emoción. No es regodearme en los sentimientos, es dejarlos fluir. Un ejemplo grafico es un arroyo en la montaña. Por mucho que lo quieras encauzar, siempre tiende a seguir su cauce. Puedes poner piedras, ramas y troncos en el cauce para taponar, pero al final el agua arrasará con todo.

Me resulta muy difícil compartir mi dolor. Me hace sentir frágil y vulnerable, por eso tiendo a racionalizarlo para ponerme una coraza. Tengo miedo de compartirlo y que luego lo usen contra mi o contra quien quiero. Son muy pocas personas con las que me abro. Y entre eso, el no querer molestar, cargar sobre otras personas mis dificultades o hacer daño sin querer, me tiendo a aislar.

Aun no sé cómo gestionar algunos de los sentimientos que me han surgido. Y por eso sin darme cuenta me boicoteo inconscientemente para adormilarlos de nuevo, en parte creo que por los estereotipos que tengo marcados en el subconsciente, en parte para no complicarme la vida y otra parte no mostrar mi fragilidad. Tengo ganas de irme de copas, pero cuando tengo vía libre, no llamo a nadie, por no molestar. Cuando me escriben gente con la que hace mucho que no hablo, me cuesta iniciar la escritura porque a veces incluso duele. Es muy fácil tener frio si no hay nadie a tu lado.

Me he puesto muy intensa, pero necesitaba expresarlo.

Amar después de amar

Es difícil perder a tu pareja, pero por amor se continua. Por haberte sentido o seguir sintiéndote querido. Al principio la vida te lleva, sigues por inercia, actúas usando los mismos parámetros anteriores. Pero todo ha cambiado por completo. Poco a poco, el espacio vacío de la cama se amplia y te engulle, te mastica y te escupe. Y te das cuenta que ese vacío se ha instalado en el corazón. Y ya las decisiones que habías tomado juntos no sirven. Las premisas de los acuerdos a los que habías llegado han cambiado, en eso momento tomas conciencia que ya no está.

Según una amiga tendría que esta cabreada con él, pero no me sale. Bastante mierda hay en el mundo como para que me salga más a mí. Siempre me ha pasado con las personas fallecidas cercanas. Todos los sentimientos se convierten en añoranza y tristeza. Quizás eso me afecte en llevar el duelo, pero estoy aquí superando muchas cosas. Quizás soy demasiado racional para quedarme anclada en pensar en cómo se podía cambiar el pasado. El pasado es pasado y no se puede cambiar. Lo que si ocurre es que un mismo echo anterior puede cambiar la emoción que te brota al recordarlo.

Hay canciones que para mí han cambiado de significado una de ellas dice lo siguiente:


para desafiar a todos los que piensan
que no será posible
volvernos a encontrar.
Amar después de amar

Si tú me quieres
Me dejarás volar (Bis)

Pero si tú me quieres
me dejarás marchar
y algún día podremos
volvernos a encontrar,
y no me harás reproches

Antes parecía que la podía cantar yo en primera persona. Y para mi representaba que para estar con alguien hay que amarlo desde tu libertad. Esto ya lo he explicado en otras entradas. Pero ahora me la canta a mí. No para olvidar, si, no que, porque le he amado, no me puedo aferrar a él ni a su amor, sino que debo continuar viviendo. No pasar por la vida de puntillas, sino a VIVIR. Y que cuando nos encontremos en el cielo, no habrá reproches.

Amar al alejado puede llegar a hacer que hagamos que el amor sea algo inalcanzable. Pero estamos rodeamos de gente que nos ama, los hijos, la familia, los amigos …

Aunque a veces me cueste, por amor debo vivir.

Un año después

Hola cariño,

Hace un año que ya no estas. Es muy difícil aun pensar que no estas y más difícil no hablar contigo. Te contaría tantas cosas. Desde que el niño a roto su cascarón, hasta que la creatividad de la niña ha cristalizado. Que tus padres les cuesta mucho, muchísimo todo. Que hago lo que puedo, pero aun así no es suficiente.

Todo el mundo me dice que soy muy fuerte, pero yo no me veo igual de fuerte. Solo vivo. Durante unos meses fui casi un autómata, solo vivía por inercia. Luego poco a poco desperté, pero era una montaña rusa. Si me sentía feliz, luego caía y me daba la sensación de que no debía sentirme feliz en ningún momento. Pero necesitaba sentirme viva y he tenido destellos. Ahora se que estaré bien. Poco a poco, tendré altibajos, pero estaré bien.

Por hoy no puedo escribir mas. Solo quería decir que te hecho de menos, como marido, como padre, como hijo, como amigo, como compañero.

TQ

Érase una vez … (por Haizearen Tximeleta)

Cree el blog pensando en algo abierto en el que pudiésemos expresarnos mujeres. Un reino donde estar a salvo. Hoy llega a este reino una nueva mariposa, la mariposa de los vientos y este es su texto

Érase una vez…

De esta forma empezaban los relatos de nuestra infancia, el personaje triste, derrotado, se armaba de valor, mataba a la bruja y conseguía a la chica/o y …vivian felices para siempre……

Luego llegabas al cole, y te explicaban que el camino más corto entre el punto A y el punto B siempre es la línea recta. Según parece todo está calculado, no puede haber error ¿no?

Y claro, te haces mayor . . . , el príncipe azul maravilloso, lo intenta, vienen los hijos y con ellos te das cuenta que esas historias ya nada importan, que la ficción se ve superada por la realidad, que la bruja tiene corazón y que los buenos no siempre tratan de la mejor forma ¿que lio no?

Además, las leyes están para cambiarlas o adaptarlas. Según parece no todo tiene que ser blanco o negro, unas grandes personitas me enseñaron hace unos años que en todo punto de oscuridad tiene que haber algo de luz para poder apreciar la tiniebla, y viceversa. Estas grandes figuras solo contaban con 8 y 9 años, y ya se habían dado cuenta de algo tan importante.

Este verano he aprendido que para realizar un trayecto de un punto a otro no siempre el mejor camino es la línea recta, ni mucho menos el más corto, sino que depende de en que medio te muevas. El trayecto se puede modificar no una sino mil y una vez, lo importante no es cuanto tardes en llegar sino el viaje en sí, la seguridad, la constancia, la felicidad….El camino

Hoy sé que solo yo soy responsable de mi camino, que a veces elegí la vía rápida, la línea recta, que mi príncipe es de carne y hueso (y a veces destiñe), y que nuestra descendencia tiene una travesía por explorar. Hoy cojo la mochila que parece más liviana, emprendo mi camino sabiendo que no tengo porque poder con todo. Que tengo derecho a equivocarme, a pedir ayuda, a sentarme y esperar, a correr si me apetece en el trayecto. Que cuando mis pasos me lleven al mar, no tengo porqué tener miedo, me subiré a la barca y mirare la derrota, buscare el viento más favorable, izare la vela y cambiare el rumbo las veces que sean necesarias.

Han sido dos años de muchos cambios, de agobios, de presiones, de enfados y de frustraciones. Pero también de alegrías, de saber, de intercambiar, de conocer….

Gracias, porque tengo la certeza de que hay seres que se entrecruzan en nuestras vidas para hacerlas más bonitas, más fáciles, más felices… Creo que tengo mucha suerte, porque tú estas en ella de una forma u otra. Y porque hubo quien estuvo, y decidió quedarse o buscar su propio camino. De todo ello salió una vivencia y una enseñanza. Y como no, a esas personas maravillosas a las que no puedo llamar pero que me acompañaran siempre.

Estoy preparada para dar un nuevo rumbo a mi vida, soy felíz y soy capaz…..¿Me acompañas?

Supervivientes no es un reality

Esta entrada me ha salido mas poética. Disfrutadla.


Ir para atrás solo para coger impulso. Eso es algo que tengo claro desde hace años.

Al igual que si me caigo 7 veces, hay que levantarse 8. La vida es una lucha constante. En los estudios, en las relaciones con otras personas, en los trabajos, con la pareja y los atropellos de la vida.

Las circunstancias familiares en las que naces pueden ser peculiares y diferentes, pero nunca son perfectas. La familia padre, madre e hijos no fue la mía. La mía lucho por sacarnos entre nosotros adelante. Padre viudo con 6 hijos, solo. Su lucha por sacarnos a todo unidos es mi ejemplo. Lo mejor que pudo, con sus luchas, con sus fallos y aciertos. Todos cambiamos, evolucionamos, cambiamos de mentalidad.

Pardilla en el colegio, cosas a las cuales hoy le pongo nombre. Identifico lo que fue y lo que es ahora. Niños a los que ningún adulto paró. Profesores ciegos, en un sistema donde las notas eran el fin, no aprender. Si no socializabas no se veía. Si no había autoestima alguna, tampoco. Profesores ciegos por desconocimiento. Niños crueles carentes de empatía, de adultos nunca revisaran su vida.

Amigas que se suponen que son, y sin embargo se alejan o se difuminan. Solo vuelven por convenir o pedir. Que diferentes.. Pero mis ganas de intentar encajar se imponían. Me notaba distinta, diferente, sabía que no buscábamos lo mismo.

Pocos espacios donde ser persona, no un apellido, una nota, la nada o el vacío. Y de repente personas reales, con las que ser persona. Que te llaman por tu nombre, te miran a los ojos y te ven.

Otro de fuera dice que te ve, pero en realidad en el fondo, quiere que se le rinda pleitesía. Y si no se la rindes te muestra los dientes y muerde, dejando dolor en el alma.

Y retornas al espacio donde seres y te ven y te aman. Y te das la mano y caminas juntos. A veces uno en brazos del otro. A veces el otro en brazos del uno. Pero siempre de la mano. Somos 2.

El amor nace y florece. Todo el mundo opinando de las flores y frutos. Todo el mundo dice saber mas que tú. Incluso gente que nunca ha florecido.

Una brote se rompe, piensas que tu dolor es único. Y te das cuenta que a las plantas que te rodean les ha pasado, pero lo ocultan entre sus hojas, como si nunca hubiese pasado, es tabú. Si no se habla no ha ocurrido.

Brote nuevo, flor y fruto todo nuevo, miedo a que se trunque, pero es fuerte y sale.

Vuelven los profesores sordos y ciegos. Dañan a la flor y al tallo, pero no matan, solo hacen ampollas y luego callos. Necios, vacíos sin ápice de humanidad.

Y cuando todo parece ir rodado, comienza una cuesta abajo hasta que das el golpe. No querer levantarse, duele respirar, duele andar. Las medicinas solo adormecen el alma. Y llega el día que decides que no puedes adormecerse, dejas de lamerte las heridas y aunque duele te levantas, respiras y andas. Siempre una mano y un apoyo. Incluso llevándome en brazos.

Comienza el Éxodo por el desierto.

Dura andadura, pero en compañía es más liviana.

Otra vez se retoma la senda llana, alguna piedra en el camino, algún tramo difícil. Todo parece que de nuevo se encauza. Bruscamente, mi apoyo, mis otras manos, mis otros pies, mi cayado, mi guía, mi medio yo no está. Sola, muy sola, un abismo es todo. Piensa en los frutos, piensa en los frutos, solo en los frutos. Hay sendero despiadado, pero hay senda.

Sigue amaneciendo y se sigue viviendo. Hay manos que ayuda, nunca estaremos solos.

No habrá bien sin castigo

Hay veces que a las personas que no tenemos malicia, o que no queremos usarla, nos vuelven malas y encima solo queda la imagen de perversas en la que nos han convertido.
Voy a dar un rodeo.

Bruja-Mala-del-Oeste-640x399

Existe un personaje al que asociamos automáticamente con el mal. La bruja verde de mago de Oz. En la película nos la ponen como LA MALA. Por irónico que parezca, ella no fue mala hasta que fue a la escuela. Un “mago” le dio una poción a su madre para aprovecharse y por eso Elphaba nació verde y con dientes afilados, que bombón. No fue a la escuela, hasta que le tocaba ir a su hermana pequeña por que ella era quien la cuidaba, colegio interno. En la escuela la pusieron con la popular, si si, el hada de la película, y al final se hicieron amigas. Cuando vieron que tiene poderes, intentaron usarla, y cuando no quiso, la tildaron de mala. Quisieron matar a sus amigos, y para que no pudieran les convirtió en espantapájaros y hombre de hojalata. Parece que me he inventado la historia, pero no es así. Es un musical “Wicked” y un libro “Wicked, memorias de una bruja mala”, que es una pre-cuela de la película. Y existe incluso una secuela de la película en libro “Hijo de Bruja”, pero eso es otra historia.
Bueno pues lo mismo que le pasa a nuestra verde Elphaba, nos pasa a muchas personas. Después de muchos palos, aprendemos a defendernos y por eso somos malas. Y para las personas que nos han conocido buenas y han colaborado a hacernos malas acaban detestandonos. Esas personas que nos convierten en malas las tenemos cerca de nosotros, de niños en el colegio e instituto, de mayores en el trabajo, toda la vida con los familiares, incluso cuando eres madre / padre, el resto de padres te pueden llegar a machar, si afecta a sus intereses, da igual el bien común de todo el grupo.
Como madre y mujer he vivido y escuchado el machaque que nos hacen. En grupos de WhatsApp me he salido después de que me llamen malvada o bruja (cogí la escoba y me fuí). No he partido la cara a algún profesor, para demostrar a mi hijo que la violencia no es la solución. He luchado por derechos aún a espensas de mi futuro y bienestar. Acosaron a mi pareja por decidir ejercer de padre. Y no me arrepiento.
He sufrido por mi hijo el acoso de una profesora, el que me mandaran a servicios sociales, menosprecio de hacia nosotros, invitaciones a que nos fuésemos de grupos, amenazas, etc. Después de todo esto, ¿pretenden que siga siendo buena y racional? Pues lo llevan claro. Una persona se muestra no como el momento actual, si no todas sus experiencias. Por eso no podemos ver solo a la bruja mala del mago de Oz, si no también a Elphaba que antes de nacer ya la boicotearon.
Cada vez que hablo con una madre/padre angustiado me acabo dando cuenta que yendo de buenas nos cuesta muchísimo que nos hagan caso. Que a veces tenemos que tener un poco de malicia y de no compadecernos de quienes nos han hecho daño porque nos lloran o por que pueden perder su trabajo, estatus o lo que sea.

Ya es hora de que las que nos han hecho malas nos aliemos. #VivaLaBruja #YoSoyElphaba

1053bb7de183a49cbb5f216c1c5daa21

Amores para tod@s

Desde hace tiempo veo muchas personas que después de una ruptura sentimental al que fue su pareja lo machacan. Como si se creyesen con derecho a meterse en la vida que ya no comparten. Una especie de perro del hortelano, pero entre humanos. No depende del sexo de las personas, depende de la concepción misma del amor, de la pareja y de la libertad, para mí el concepto de libertad es muy importante en la pareja.

Cada persona tiene un concepto del amor distinto. Desde el amor romántico, platónico, material, idealizado, etc. Este concepto idealizado del amor no nos solemos parar a pensarlo. Tenemos el nuestro en el subconsciente y vamos tirando por la vida con él. El concepto romántico del amor nos lo venden desde muchos sitios, el que a las chicas nos regalan cosas, nos invitan, nos abren las puertas, se aseguran de nuestro bienestar. Y ellos, deben tener dinero suficiente para mantenernos, tienen que ser caballerosos, y estar pendiente de nuestros movimientos por si en algún momento necesitamos un caballero de brillante armadura. Los cuentos de hadas se pueden convertir en cuentos de brujas/brujos y esto ocurre cuando este tipo de amor supone una carga para uno u otro de la relación. Por ejemplo, si el paganini siempre es el mismo, si por acabar controlando los movimientos de la otra persona, o la damisela en apuros que no sabe hacer nada por si misma porque es muy cómodo ser damisela. En el platónico alejas tanto a la persona amada que te inventas lo que siente, para bien y para mal. En el caso del material, hay una canción del Ultimo de la Fila que lo resume muy bien, “Cuando la pobreza entra por la puerta, el amor salta por la ventana”. No dudo que haya algún caso, pero más bien me suena a egoísmo por parte del que recibe. El idealizado suele acabar esa idealización, con un sonoro batacazo, las personas no son siempre como se muestran en momentos puntuales como en el día a día, aunque no haya convivencia.

Sobre que esperas de la pareja, es muy divertido, porque cada uno piensa como se tiene que comportar el otro en pareja, y creemos que no hace falta verbalizarlo, porque ya he enviado las señales suficientes. Desde que el otro debe cubrir nuestras necesidades y con eso es suficiente. Hasta justo lo contrario, el otro es el que tiene que dar todo. Claro que esto pasa en cualquier relación entre personas, siempre pensamos que el otro puede y debe leernos los pensamientos y actuar en consecuencia acatando nuestras órdenes. No importa lo que los otros piensen. Pero eso tiene solución y es algo muy revolucionario y es hablar y dialogar. Parece lo mismo, pero no lo es. Hablar lo puede hacer todo el mundo, dialogar exige también escuchar y saber ceder algunas veces o como mínimo empatizar. Cuando en la pareja hay dialogo la pareja tiende a estabilizarse y lo normal es que haya crecimiento personal de ambas personas. Una cosa importante hay parejas donde no hay amor. Por eso lo separo del amor como concepto distinto.

Sobre la libertad de la persona puede que suene raro, pero para mí una pareja que se ama debe ser libre en todo momento para decidir estar con esa persona. Es más fácil dar contraejemplos que ejemplos. Contraejemplos fáciles:

  • continúan juntos porque solos no se pueden mantener, son meros compañeros de piso.
  • continúan juntos por los niños / padres, por no dar un disgusto.
  • continúan juntos por inercia, es más sencillo seguir como hasta ahora, que plantearte si la persona que está a tu lado te hace feliz.
  • continúan juntos por no haber nada algo mejor, se diferencia de los de inercia en que hay un punto de autoestima baja.
  • continúan por no estar sol@, no se plantean no tener pareja. Hay veces que se empalma una relación con otra con tal de no estar sol@.

Seguro que se te ocurren más contraejemplos, pero lo importante es saber en que posición estar y ser conscientes de tu elección. Yo prefiero ser libre y desde esa libertad elegir mi pareja. Y luego la otra parte, dar libertad a tu pareja para que, si hay un momento en el que no quiera estar contigo, liberarle y no convertirte en una carga. Para eso hay que tenerlo muy claro y ser muy fuerte.

Por eso un amor real, en una pareja dialogante y con libertad, suele durar o como mínimo ser felices las dos personas. Por eso no entiendo que cuando una pareja se rompe, se acaben tirando los trastos a la cabeza, se persiga, se machaque, se use a los niños, se haga que uno carge con todo lo económico, etc. Muchas veces esto viene por sentir que el ex o los hijos son de su posesión. Tu ex no te pertenece, ni a ti ni a nadie. Tus hijos no te pertenecen, los debes guiar para su bien, no el tuyo. Y si quieres el bien de tus hijos, buscaras que tu pareja este bien, ya que cuanto mejor esté tu ex, mejor estarán tus hijos y eso repercute en ti.

 Acabo con una frase de otra canción de El último de la fila:

“Lo nuestro no es un amor perfecto,
pero tampoco los ángeles tienen hélices”