Archivo de la categoría: Educación

Desenmascarando al personal

Este post lo voy a dedicar a hablar sobre el lado más turbio de las Altas Capacidades. Entidades y personajes dentro de nuestro colectivo que se aprovechan de las familias y profesionales sin experiencia sacandoles un dinero y obteniendo pingües beneficios pero sin dar lo que se supone que ofrecen. Eso se llama estafa.
Desde el buffete Ros Abogados ya avisaron de las distintas estafas que estan afectando a nuestro colectivo de talentos, altas capacidades y superdotados, en su post del 29 de Mayo, titulado “De estafas esta el mundo lleno”

Desde hace unos días, el presidente de Confines, Diego Rodríguez Toribio, esta recibiendo mensajes ofensivos desde redes sociales, con perfiles falsos creados exprofeso para calumniar, insultar y entubiar su labor y compromiso con nuestro colectivo. Parece que al poner de manifiesto la mala praxis de determinados grupos con rimbombantes nombre, les esta haciendo daño. Por eso y con su permiso, copio íntegramente el mensaje que ha puesto en Facebook y dejo su enlace.

#‎EstafasEnLaRed‬ Hola amigos y amigas, lo primero es pedir disculpas por este texto tan largo pero te pido que llegues al final porque es importante. Pongo este aviso en mi muro porque me han comentado algunos amigos de que están recibiendo amistades de desconocidos cuyo nexo en común es que todos parecen tener una fijación en escribir sobre mi, por supuesto para atacarme o en su perfil o en otros. También se puede ver que estos perfiles son recién creados y curiosamente lanzan mensajes para defender algo que denuncio públicamente. También en algún caso atacan a entidades serias como CONFINES, o incluso a profesionales reputados sin nombrarlos (de esto me he enterado después). Tratan de manchar mi nombre como si yo ocultara algún tipo de beneficio en el colectivo de Altas Capacidades Intelectuales, pero bueno, creo que una cosa que nadie me puede achacar es que soy bastante transparente, como se puede ver en mi muro. Yo no me oculto tras perfiles falsos porque no lo necesito, y si alguien quiere saber algo de mi y de lo que hago en este mundillo nada más tiene que ver mi perfil, lo que defiendo y por lo que lucho. Una vez dicho esto indico que los perfiles desde los que están haciendo estas campañas son:

Mari Angeles iturralde / Rubén acacias perez / Ignacio Salvador López / Isabel costa ruiz / Ian Martinez Goicoechea (este ha sido el último, aunque creo que seguirán con otros), que como veréis parecen hechos por la misma persona, de hecho cuando han hablado lo hacen como si fueran uno mismo, ¿a ver si van a ser la misma persona? Curiosamente han aparecido cuando estoy denunciando públicamente las estafas que están aumentando en el colectivo de Altas capacidades intelectuales, tal y como creo que me corresponde por responsabilidad siendo el Presidente de la Confederación Española CONFINES, sobre todo al comprobar el daño que están haciendo. Por si acaso, he tratado de comunicar con ellos en privado, porque me parece una golferia lo que están haciendo esto individuos y para informarles de lo que conozco, pero no han querido, al parecer lo único que les interesa es difamar en público para introducir determinadas falsedades, para lo que acuden a barbaridades técnicas que saben que no todo el mundo entiende. Hasta aquí sencillamente explico lo que pasa. Pero, por qué se han sentido tan molestos, porque tras leer estas cosas más de uno ve peligrar su chanchullo por el que cobra una cantidad de dinero interesante.

Como veo que les molesta, supongo que está haciendo efecto y por eso explico lo que estoy viendo. Desde las entidades y organizaciones de las que informo se está vendiendo una falsa nueva teoría sobre diagnósticos de altas capacidades, que no es más que una forma de engañar a familias y profesionales que no estén muy avezados en este tema. Nos ha preocupado mucho desde profesionales especializados y asociaciones que llevamos muchos años trabajando en esto cuando hemos podido ver algunos informes provenientes de estas organizaciones y sus “profesionales” y comprobamos graves errores, en principio porque aparecen por ejemplo una cantidad de información referida a legislación española que no viene a cuento, después porque aparecen anagramas ministeriales para parecer que tienen su aval, de hecho hasta sería interesante que quien posea uno de estos informes pregunte en el Ministerio a ver qué le dicen, yo ya lo sé porque lo he preguntado. Por otro lado se habla de diagnostico clínicos, y los venden así, pero ¿todos los que los emiten son psicólogos clínicos? Simplemente invito a preguntarlo, porque a lo mejor se encuentran con una sorpresa, como la que me he encontrado de una profesional que firma un informe en una hoja final que se supone que le da el carácter de clínico, pero sin haber visto al niño. Es flipante sobre todo cuando ves el precio, tal vez porque haya que pagar por esa firma. Espero que esto les sirva a los psicólogos a los que se les ofrece cursos sobre nuevos métodos, paradigmas, o como lo presenten, sencillamente antes de pagar por entrar en estas redes, infórmense en los colegios de psicólogos, el de Catalunya por ejemplo, y así verán de lo que hablo. También otro punto es cuando se vende a los psicólogos sin experiencia que por hacer un determinado informe va a ser aceptado por Educación, porque en la práctica esto no suele suceder (de este tema habría mucho que hablar, pero no es el lugar), y todo por un “módico” precio (si, si, módico)

También hay que decir que en muchos casos se están utilizando a modo de justificación teorías falsas y documentos pseudocientíficos que afirman determinadas cosas. Seamos serios. Si te ofrecen guías, estudios, etc; lo que habría que ver lo primero, es quiénes son los investigadores, para eso se puede ver los autores quiénes son. Desconfía si no aparece ninguna persona con nombre y apellidos y solo se utiliza por ejemplo organizaciones como autores. Lo más fácil es ver quiénes son esos autores, si por ejemplo fuera una organización como el Colegio de Psicólogos, o el consejo de médicos, pongo por caso, pues a lo mejor estaría bien preguntarles para ver si lo son. También, por ejemplo, si vemos que hay más entidades implicadas, podría verse quienes forman estas organizaciones, porque a lo mejor nos llevamos la sorpresa que en el fondo son las mismas personas pero que se han dedicado a montar organizaciones con nombres rimbombantes para aparentar ser lo que no son, es más, incluso a lo mejor resulta que se ofertan como entidades sin ánimo de lucro, y después vemos que hay un verdadero lucro.

Algunas personas ya nos hemos cansado de ver como sin ningún tipo de miramiento, estas organizaciones campan a sus anchas porque la gente no tiene información al respecto. Y bueno, a los que no podemos ya avisarles porque lo han utilizado, no le diremos nada, pero si podemos poner sobre aviso a otras personas o profesionales, pues lo vamos a denunciar. Y yo no pido que me crea nadie, lo que si digo es que lo mejor que puede hacerse es informarse de personas de prestigio y entidades de prestigio, porque es penoso ver el resultado tras el engaño. Invito también a que las personas que hablen muestren quienes son por este medio, porque realmente yo no me oculto. Querer mentir afirmando falsedades con palabras grandilocuentes no dota de razón. Desde luego, yo no obtengo ningún lucro, os lo aseguro, así que si me atacan, por avisar, es simple, que lo hagan a la cara y por supuesto con perfiles verdaderos.

Solo me queda Informar a todos los profesionales con los que contacten para entrar en sus redes con falsas promesas de que van a convertirlos en especialistas mediante la impartición un curso, de que eso no puede ser así, porque la especialización lleva años de trabajo y de estudios. Lo dicho, infórmense antes de picar.

A las familias que tengan dudas, no duden en acudir a asociaciones de familias, en CONFINES están una gran cantidad de ellas y muchas que están en proceso de entrada. Si les hablan de alguna otra organización conformada por asociaciones, os invitamos a que preguntéis a cuántas representan y cuáles son, y por supuesto os animo a llamarlas, porque también nos hemos encontrado conque hasta en esto se ha mentido confiando en que nadie va a preguntar. Hace poco me encontré con un caso.

Sobre el apoyo del ministerio a los cursos, pregunten al ministerio sobre si ellos organizan o simplemente autorizan la celebración de cursos por ser solicitados por empresas autorizadas, porque a veces se vende que algunos son organizados por el Ministerio, cuando en realidad, sencillamente hay una empresa intermediaria que da los cursos y los justifica, sin entrar en calidad.

Con respecto a posibles relaciones con Universidades, les pedimos que se informen e informen a los rectores de la universidad para que contacten con nosotros para informales de lo que está sucediendo, por si acaso no los conocieran.

Te invito que difundas esta entrada porque al parecer debe de estar haciendo efecto, cuando está provocando que se haga una campaña de difamación.

En fin, hazle un favor a las familias y Difunde, que llegue a todos sitios porque se están extendiendo en Red.

Una cosa, esto no significa que todos los profesionales sean malos, hay muchísimos profesionales serios de los que me puedo fiar y que recomendaría, de hecho, simplemente hay que preguntar por sus curriculos y su prestigio. Sin embargo, yo por ejemplo jamas acudiría a entidades que dependieran de “Institutos Internacionales o locales de Altas Capacidades” o que pudiera pertenecer a un “Consejo de Expertos” por ejemplo, porque no me gustan y no me han dado buenas referencias, pero bueno, eso ya cada uno que investigue y saque sus conclusiones.”
Diego Rodríguez Toribio

Pofesionales como la copa de una abeto

No, no es un error. Llevo un tiempo leyendo, aprendiendo y escuchando cosas sobre las altas capacidades y me doy cuenta de la cantidad de personas que creen que saben de qué están hablando. Y se permiten el privilegio de darte opiniones y consejos o directamente diagnóstico de lo que ocurre. La culpa de los padres. Yo no digo que soy una experta, solo me he preocupado en buscar, leer, escuchar y contrastar. Sé que es más de lo que muchos de los profesionales. Los profesionales sin embargo, cuando les llega algo de este tema si no lo saben, reconocen que no lo saben, preguntan e investigan. Esto no solo pasa en la educación con los profesores, orientadores, pedagogos, etc. También pasa en otras áreas: médicos, informáticos… Pero en la educación nos la jugamos todos, no solo los que somos padres.

Los que no son padres, o que sus hijos ya han pasado la fase educativa, no ven nada malo en el sistema educativo y solo saben de él por el informe PISA. Os voy a contar algo: en todo mi periplo escolar solo hubo una profesora que creyó en mi, y al año siguiente se fue del colegio. Para el resto yo era una vaga, despistada, etc. Y como era rara… la combinación perfecta. Para el resto pasé desapercibida. En la facultad, mis razonamientos algunas veces iban mas allá, y sin querer incluso adelanté temario. Soy incapaz de memorizarme algo, pero si entiendo como se hace, soy capaz de hacer el desarrollo bien y de manera eficiente. En el colegio e instituto el tipo de enseñanza que hay es memorizar, repetir, memorizar, repetir, etc. ¿Pero que pasa si observas,razonas, compruebas y sacas tus propias conclusiones? Mucha gente cree que los niños pequeños no razonan, que vienen con la cabeza vacía y que hay que llenar como un bote de mermelada. Pues eso a mí no me pasa. O les explico las cosas para que las razonen y de esa forma lo interioricen o si lo intento hacer las cosas mediante PMC (Por Mis Cojones), no es que no lo consiga, es que se enroca y no hay manera. Nuestro modelo educativo se basa en el bote de mermelada, el profesor (el que sabe) vierte sus conocimientos o los del libro, en los niños. Y estos tiene que demostrar lo que les ha transmitido el profesor con ejercicios y exámenes. No es válido el razonamiento que de como resultado otra cosa mas que la respuesta que el profesor espera. Y aquí es donde radica la diferencia entre el profesional y el “pofesional”. El profesional intenta comprender el razonamiento y si es erróneo lo intenta corregir. El “pofesional” directamente cree que el niño le está vacilando y le castiga.

Los “pofesionales” se sienten inseguros delante de personas que razonan, y se ponen la coraza de expertos y es cuando llegan las frases lapidarias, forzar que encajen intentando doblegar su voluntad, el asumir que es malo y por eso pega, el que se meta en un rincón física o metafóricamente y no se deje conocer, encajar a los niños en estereotipos previos, etc. Todo esto se resume en lo mismo mirar para otro lado cuando los niños sufren. Sufren por ser distintos físicamente, por tener una familia distinta a la convencional, por llevar gafas, por ser gordito, o por ver, comprender o sentir mas o menos que la media. Media, que normales son todos.

El profesional, observa, analiza, contrasta y lo cuenta para poder actuar. Y vuelve a observar, a analizar, a contrastar y a evaluar si la intervención que se ha hecho es correcta. Busca información, investiga, se apasiona con su trabajo. Cuando dan con alguien así que les motiva, no tiene precio. Por eso hay que cuidarlos pero sobre todo que les dejen trabajar y no reciban presiones para que no intervengan.

Imaginemos una carrera de caballos, pero un pequeño grupo son asnos, muchos percherones y caballos de tiro , y un pequeño grupo de caballos de carreras. Bueno pues nuestro sistema lo que hace es agruparlos, rodearlos con una valla y obligarlos a todos a ir con el mismo ritmo. Los asnos se quedan descolgados, y los de carreras intentan tirar del grupo, pero como son pocos no pueden. Si mantenemos esto, a los asnos para que vayan al mismo ritmos les forzamos, y a los caballos de carreras se les atrofian los musculos por que no pueden hacer todo el ejercicio que requieren.

Nuestro sistema se centra en el profesor como fuente de conocimiento y el conocimiento que les dispensa es únicamente el que dicta el curriculum, ni mas, ni menos. Pero pensemos por un momento que se centra en el niño. Y el profesor le guía para que adquiera unas destrezas. Le acompañe y le sirva para contrastar lo que aprende. El profesor puede o no saber del tema, pero si no sabe, ayuda a buscar la solucion. Un espacio donde se respetase al niño por serlo, y admitir que tiene su tiempo.

En el ejemplo de los caballos, los asnos tendrán su paso, cada uno el suyo y podrán o no adelantar a los caballos percherones y normales, pero no se tira de ellos hasta hacerles sufrir. Los percherones y de tiro cada uno tendrá su velocidad y no se verán entorpecidos por los asnos o por los torpes caballos de carreras a los que les cuesta ir tan pegado a otros como marca la valla. Y los de carreras irán a su ritmo, pero no siempre en linea recta y avanzando, les gusta hacer giros y cabriolas.

Los padres, ¿podemos soñar con algo así? Pues nos damos contra una pared llamada administración.

Cuando una funcionaria marca

Cuando mi enano entro en la guardería, las profesoras estaban encantadas, hacia muchos ruiditos, aprendía rápido, comía muy bien. Con 11 meses comenzó a comer solo y no permitía que ningún adulto le diésemos de comer. Con 24 meses probamos a quitarle el pañal y a las 2 semanas controlaba de día y a los 2 meses de noche. Tenía una evolución muy buena, pero como no tenias niños con los que comparar, pues nos parecía normal.

Al comenzar el cole, en el primer trimestre, se aprendió las letras en mayúsculas, y la funcionaria docente que tenía por tutora, nos dijo que no le enseñásemos a leer, a pesar que él lo pidiese. Le pegaban y en el segundo trimestre harto de recibir comenzó a repartir. A la funcionaria, no le cuadraban las cosas que hacia el niño, como cuando le decían pinta el coche de la familia y el niño lo pintaba de negro, saltaban las alarmas, el niño tenía problemas (Nota: el coche de la familia era negro).  Que el niño corregía lo que hacían mal sus compañeros, etc. Al final del curso la “buena” funcionaria me reúne para decirme que el niño debe de ir a un centro especial para niños como el FUTUROS DELINCUENTES (Nota: no os he dicho, la funcionaria docente tenía una amplísima experiencia)

Al año siguiente, con un nuevo miembro más en la familia, los mantras de la funcionaria cambio, son celos, necesita un psiquiatra, llevarle al pediatra y que le dé pastillitas para que este más tranquilo, es un claro ejemplo de niño hiperactivo… Preocupados por el niño decidimos hablar con su pediatra: niño normal. Le llevamos a un neurólogo que le mando un electroencefalograma: niño normal. Psiquiatra: que no le pasaba nada, pero que lo mejor para tratar los problemas de conducta era una evaluación psicopedagógica por el orientador de cole, pero la funcionaria nos desvía amablemente a un programa de prevención del fracaso escolar sin informarnos de que los resultados y las indicaciones de la profesionales fuesen vinculantes, en resumen, que la funcionaria podía o no hacerlas caso. ¿Y qué paso? pues que la funcionaria a demás de no hacerles caso, malmetía a las madres, hacia distinciones en los niños. Pedimos un cambio de clase, la respuesta expulsión de 3 días. Ya había pasado el plazo para cambiarle de centro y al curso siguiente tendría que seguir con la funcionaria. Pero expusimos una queja sobre ella en la inspección de educación.

Al comenzar el curso, seguíamos con la misma funcionaria, y después cierto acoso por su parte, y pasarse por el forro, las directrices de la inspección. La inspectora, autorizo el cambio de centro, es mas subió el ratio del colegio donde todos pensábamos que encajaría. En el nuevo colegio en 2 meses nos dicen que es lo que puede ser y después lo confirmamos.

Cuatro años después de que saliese de sus garras, el niño sigue sufriendo las consecuencias. Falta de autoestima, un ínfimo concepto de sí mismo, incapacidad de resolverlos conflictos de forma correcta, aborrece los deberes, etc.