Archivos Mensuales: septiembre 2018

Érase una vez … (por Haizearen Tximeleta)

Cree el blog pensando en algo abierto en el que pudiésemos expresarnos mujeres. Un reino donde estar a salvo. Hoy llega a este reino una nueva mariposa, la mariposa de los vientos y este es su texto

Érase una vez…

De esta forma empezaban los relatos de nuestra infancia, el personaje triste, derrotado, se armaba de valor, mataba a la bruja y conseguía a la chica/o y …vivian felices para siempre……

Luego llegabas al cole, y te explicaban que el camino más corto entre el punto A y el punto B siempre es la línea recta. Según parece todo está calculado, no puede haber error ¿no?

Y claro, te haces mayor . . . , el príncipe azul maravilloso, lo intenta, vienen los hijos y con ellos te das cuenta que esas historias ya nada importan, que la ficción se ve superada por la realidad, que la bruja tiene corazón y que los buenos no siempre tratan de la mejor forma ¿que lio no?

Además, las leyes están para cambiarlas o adaptarlas. Según parece no todo tiene que ser blanco o negro, unas grandes personitas me enseñaron hace unos años que en todo punto de oscuridad tiene que haber algo de luz para poder apreciar la tiniebla, y viceversa. Estas grandes figuras solo contaban con 8 y 9 años, y ya se habían dado cuenta de algo tan importante.

Este verano he aprendido que para realizar un trayecto de un punto a otro no siempre el mejor camino es la línea recta, ni mucho menos el más corto, sino que depende de en que medio te muevas. El trayecto se puede modificar no una sino mil y una vez, lo importante no es cuanto tardes en llegar sino el viaje en sí, la seguridad, la constancia, la felicidad….El camino

Hoy sé que solo yo soy responsable de mi camino, que a veces elegí la vía rápida, la línea recta, que mi príncipe es de carne y hueso (y a veces destiñe), y que nuestra descendencia tiene una travesía por explorar. Hoy cojo la mochila que parece más liviana, emprendo mi camino sabiendo que no tengo porque poder con todo. Que tengo derecho a equivocarme, a pedir ayuda, a sentarme y esperar, a correr si me apetece en el trayecto. Que cuando mis pasos me lleven al mar, no tengo porqué tener miedo, me subiré a la barca y mirare la derrota, buscare el viento más favorable, izare la vela y cambiare el rumbo las veces que sean necesarias.

Han sido dos años de muchos cambios, de agobios, de presiones, de enfados y de frustraciones. Pero también de alegrías, de saber, de intercambiar, de conocer….

Gracias, porque tengo la certeza de que hay seres que se entrecruzan en nuestras vidas para hacerlas más bonitas, más fáciles, más felices… Creo que tengo mucha suerte, porque tú estas en ella de una forma u otra. Y porque hubo quien estuvo, y decidió quedarse o buscar su propio camino. De todo ello salió una vivencia y una enseñanza. Y como no, a esas personas maravillosas a las que no puedo llamar pero que me acompañaran siempre.

Estoy preparada para dar un nuevo rumbo a mi vida, soy felíz y soy capaz…..¿Me acompañas?