Archivos Mensuales: mayo 2016

Creatiqué, creaticualo.

Lo primero que te viene a la mente cuando sale la palabra creatividad es pintura, escultura, música … pero es mucho mas. Es arreglar unos patines con un chicle, es inventarse un top con anillas de latas, es inventarse una comida con cuatro cosas que tienes en la nevera o inventarse un cuento para los niñ@s.

Algunos me dicen que soy muy creativa. Pero a veces me resulta un problema. Cuando me viene una idea a la cabeza, tengo que plasmarla de alguna forma, costura, jabones, cantar, bailar, etc. Pero también la creatividad emerge cuando tienes un problema y hay que resolverlo y buscas soluciones alternativas. Esto pasa en la ciencia, en la mecánica, en informática, en general en todos los ámbitos de la vida y eso también es creatividad.

 

Pensemos en los médicos de Cuba, no tienen los mismos medios que tienen los de otros países y sin embargo tiene una preparación y han conseguido tener unas medicinas que ellos mismos han creado.

Una maestra en los 70 que ideo un artilugio que podía contener muchos libros. Un hombre que para que su mujer no tuviese que estar de rodillas para fregar el suelo, ideo la fregona. O el otro que le puso a un caramelo un palito para no mancharse. Eso también es creatividad.

Pero cuando hay que valorar la creatividad, simplemente se pasan unos test y punto. Lo cachondo es que esos test son muy criticados por gente que ha estudiado el tema de la creatividad. Pero los padres no podemos objetar nada sobre esas pruebas que les hacen, porque nos han a entender que esos test se basan sobre fuertes cimientos que son inamovibles, y cuando intentas que te los expliquen, la jodimos Pepe.

Me doy cuenta muchas veces de lo gris que es la vida porque la gente tiene miedo a imaginar y a crear cosas nuevas. Pensamos que todo esta establecido, que nada se puede cambiar, pero no es así. Y si te equivocas, pues vuelves a empezar y punto.

Veo demasiada creatividad en este mundo como para restringirla a solo cuatro cosas. Veo creatividad en las familias que viven con muy pocos recursos. Veo creatividad en los profesores que intentan motivar a sus chavales sin tener recursos. Veo creatividad por todas partes.

Miedo al fracaso


El otro día leí un articulo donde se habla de postergar las cosas para no fracasar y al final fracasa por no empezar. Eso me pasa. Tengo miedo a equivocarme, cuando de las equivocaciones es de lo que se aprende. Aprendes a andar cayéndote, aprendes a montar en bici, tropezando. El problema es que en la sociedad nos cebamos con quien se cae.

En los estudios se prima al que tiene buenas notas, pero ese no tiene por que ser el mas inteligente. Esas notas cuantifican lo que el profesor de turno considera importante de ese tema, sin partir de los conocimientos previos, ni las cosas que motivan a ese alumno. ¿Fallo del profesor? No, fallo del sistema. El profesor puede motivar, intentar ser un mentor para que aprenda. Pero no sirve para el sistema. El sistema necesita un número, para todo separar los “productos”, para etiquetarlos, muy deficiente, insuficientes, suficiente, bien, notable, sobresaliente y matricula de honor. Y los padres, al estar dentro del sistema, lo vemos normal. Aunque veamos que los chavales se esfuerzan y sacan un 5 raspado o se tocan las narices y sacan un 9. No premiamos el esfuerzo, premiamos el baremo, si tienes buenas notas hay premio.

Pero el día que fracasan, se les apabulla y machaca. No sirven y se vuelven un producto defectuoso y se les manda a integración. Nos lo venden como que es mas fácil, mas asequible y sencillo. Pero ya es defectuoso. La siguiente vez que tenga que hacer algo, como vea la mínima posibilidad de fracasar, ¿que puede pasar? Que el miedo lo paralice, miedo a equivocarse, y entonces lo retrasan y retrasan hasta no llegar a tiempo y fracasan de verdad. Todos lo hacemos, en mayor o menor medida en todos los ámbitos de nuestra vida.

Yo canto, bailo y hablo en publico mas o menos con soltura, pero no me pongas a leer, nunca, jamas de los jamases. Me criticaron tanto por no leer bien, que opté por no leer en publico y si no puedo escurrir el bulto, tengo que tener algo solido en las manos. No me respetaron y yo opte por lo fácil, no leer en alto.

Los padres tenemos nuestras limitaciones tan arraigadas que nuestros hijos las heredan. Conozco padres con  miedo a las montañas rusas, que han hecho que los hijos les tengan pánico también. Veo padres que no creen que tenga un futuro, y se lo transmiten a sus hijos y estos dejan de luchar, solo se conforman con lo que tienen.

Hay que pelear para que el sistema cambie, y la sociedad, pero también los pensamientos de los adultos. Solo así los niños podrán llegar a donde quieran sin miedo a fracasar, por que del fracaso se aprende.