Esperanzas en los cambios.

Cada vez que hay un cambio en nuestra vida tenemos miedos. Si es un cambio porque has dicho hasta aquí hemos llegado, da esperanzas. Y cuando afecta a un hijo eso se eleva a la enésima pontencia. En el último año tengo la sensación de que la vida me ha llevado por delante y que ha arremetido contra todos los que tengo a mi alrededor. Como cuando en el mar te ves libre de una ola y te avasalla la siguiente sin apenas dejarte respirar. Si fuera la bruja Lola tendría la casa llena de velas negras contra gente que ha puesto palos en ruedas.
Resulta que hay gente a la que le mola que estes mal para recrearse en tus miserias y soltarte que todo lo que te pasa es por tu culpa. Mas parece un “te lo mereces”. Me echan, culpa mia. Me dan con el coche, culpa mia. Vamos que si fuese por esa gente, tendría la culpa de la muerte de Manolete, que aunque no había nacido, la culpa la tengo yo.
Luego están las que se creen en posesión de la verdad. Por supuesto te miran por encima del hombro, suelen ser muy correctos hasta que saltan y sacan el energúmeno que llevan dentro. Esos son los que en la Edad Media te acusarían de montar aquelarres y tacharte de bruja. Uy, eso me ha pasado este año, menos mal que no estamos en esa época, sino estaría un poco chamuscada.
Y no digamos de los benditos profesionales, profesionales de no hacer su trabajo, de mirar a otra parte y de escurrir el bulto. Profesionales que cuando la cosa se le descontrola (como ha mirado a otro lado, no lo has controlado a tiempo), el fallo siempre esta en el resto y no hacen autocritica.
El superjefe colega, que en cuanto puede te la clava por la espalda. Mejor que caigas tu a que no sea el.
Tambien estan los de los defectos, los tuyos, que ellos nunca han tenido, ni tienen, ni tendrán. Los tuyos son practicamente su tema de conversacion. “Estas gorda”, “Que dejada eres”, etc, etc, etc. Esos  suelen aliarse para hacerlo de 2 en 2. Si el despellejo es mas entretenido.
Los que te sueltan una puya en la linea de flotacion y se hacen los benditos, “pio, pio, que yo no he sido”. Estos lo suelen rematar con indiferencia selectiva. “Cuando crees que me ves, cruzo la pared. Hago chas”, y te dejan con la palabra en la boca.
Hay muchos, pero hoy voy a mencionar los cotillas. Esos que no sabes como (bueno si, el facebook ajeno), para enterarse de cosas de tu vida, criticarla y ademas, buscar a alguien para que te lo cuente, y si puede ser criticando, mejor.

Bueno pues a todos ellos les quiero decir que ya es hora de que esta bruja culpable, que se autocritica sin apuñalar, ni cotillear la vida de los demas, con lo que no tiene que esconder la mano se ha hartado y os manda a donde la espalda pierde su casto nombre.
Este es mi momento, quiero hacer cosas diferentes, mi vida cambia, cambiará y seguirá cambiando. Muchas veces pasan cosas que no planeas, sorpresas inesperadas, buenas y malas, que te cambian la vida. Con esos cambios ya son suficientes como para poner mas trabas en el camino. Vive y deja vivir. Y si tu no tienes vida o no te gusta, búscatela, que la mia es mia y de nadie mas.

Un comentario sobre “Esperanzas en los cambios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s