Si eres mujer contesta …

Con esa frase se despidieron en una carta unas supuestas “amigas” del pueblo donde solia veranear. Y recordando aquello me he dado cuenta del machismo soterrado o no con el que me he encontrado a lo largo de la vida. Desde el tio que te levanta la mano para pegarte, hasta la señora de turno que quiere enseñar a como retener a un hombre, pero ese machismo silencioso que nos meten en la cabeca es el que realmente no hace daño. Ese machismo por el que acabamos autoflagelandonos si no conseguimos tener la casa como los chorros del oro, o el que nos impide tener una sexualidad plena sin tabús.

Ahora analizando lo que he vivido, me doy cuenta de la cantidad de veces que me he cruzado con machistas, de da igual hombre o mujer, que piensa que el hombre debe ser o es mejor que la mujer. Cuando mi padre se quedo viudo, yo era muy pequeña y mi cuidado recayó sobre mis hermanas, ¿por qué no tambien sobre los chicos tambien? A las chicas nos hacia llegar antes a casa, y eso que en mi caso mis hermanas mayores me abrieron bastante camino, que a mis hermanos. Son cosas que sabes que no son justas pero que asumes por los grandisimos saltos generacionales que hay entre mi padre, mis herman@s y yo.

Ese mismo machismo sutil se filtra en el colegio y las relaciones con los compañeros de clase. Gimnasia la haciamos sepasados chicos de chicas y mientras los chicos hacian gimnasia (en el campo de futbol cercano,  acabando con un partidito y chupando 2 horas), las chicas cosiamos, que ni siquiera era algo util, solo bordábamos panamá. Pero cuando era al revés y las chicas teníamos gimnasia (1 horita y en el gimnasio cutre del cole), los chicos daban una clase extra de matemáticas. Una de dos, o las chicas íbamos muy sobradas en mates y los chicos un poco mas duros de mollera, o a los chicos se les reforzaba una asignatura tan importante que durante toda nuestra vida estamos usando frente a las chicas, que tampoco son tan importantes los trabajos que desarrollen como para tener un refuerzo semejante.

Luego llegamos al instituto y la adolescencia, y el “en casa a las 9”, y si me quejaba, media hora menos. En el instituto los regalitos de la charla de educacion sexual eran muy igualitarios, las chicas tampones y a los chicos preservativos. ¿Que pasa que una chica no puede recibir preservativos en estas charlas? Yo creo que de ahí surge el mito de que con un tampon puesto no te puedes quedar embarazada. Por cierto una queja que debo de dar sobre aquellas charlas que creo que siguen igual, se habla mucho que cómo se debe o no meter, pero no de saber cuando estas preparado emocionalmente para hacerlo.

Ahora vienen los novietes y las hormonas andantes. Estan los que se cabrean porque X y luego tienes que soportar su vacío un buen rato, cuando te artas y te largas, mas chine. Al final por no tenerla le pides perdón. Pero vamos a ver, un mal entendido puede ser, pero que tenga yo que pedir perdón para que no se cabree mas si el error al presuponer fue de los dos. Es muy sutil.

Luego pasamos a las palabras mayores. Hubo un lige que ya tenia planeado mi futuro sin contar conmigo. Su familia tenía una tienda y decidió que yo no estudiase mas, “que total iba a acabar de dependienta en su tienda”. Inocente de mi, no le mande ha hacer muchas y buenas en el momento. Otro dia, se metió conmigo, no recuerdo ni cómo, pero digamos que alargué mucho su paseo y se cabreó de tal manera que me levanto la mano para pegarme. No se de donde saque valor, pero me encararme y decirle que si me iba a pegar que lo hiciese ya. No tuvo valor. A los pocos días, camino a buscarle, se  me pasó por la cabeza como sería mi futuro con semejante especimen. Por mi, puede seguir aun esperando. Dias despues de mandarle a hacer gargaras recibí llamadas amenazantes.  Segun estudios, a lo largo de la vida toda mujer sufre violencia machista. Este tío cubrió mi cuota en 2 meses que salí con el.
Pero no todo se queda aquí, en el trabajo me han dicho que comercio con los niños por pedir trabajar más fines de semana. O premiar a los hombres por cualquier cosa y las mujeres tienen que ganarselo. Al final no puedes competir, y pasas del buscar un mínimo de reconocimiento. Te desmotivas.
En la faceta de madre se me ha tachado de histérica, por decir que a mi hijo le pasaba algo. Eso a un hombre lo llaman prevencion. ¿Cuantas críticas harán a espaldas sobre el estereotipo de madre que yo no cumplo? Pero mi reflexión va por otro camino, ¿hay alguien que cumpla todos los estereotipos? Y si lo hay, ¿es ella misma o es ella a través de los demás? Muchas veces las más machistas somos nosotras mismas, nos condenamos a pensar que no podemos alcanzar lo mismo que un hombre, y no sólo por los techos de cristal de las empresas, si no porque muchas veces nos lo planteamos desde el punto de vista de intentar hacerlas tal y como creemos que debe de hacerlas un hombre. ¿No nos podemos plantear hacerlo partiendo de nuestros ovarios, desde lo más profundo y femenino en el sentido vital?
Creo esta es mi respuesta a aquella carta de adolescentes, soy mujer, pero no tal y como quieres tu que yo lo sea.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s